Blog

Home Staging, preparando el piso para su venta

Si queremos encontrar pareja, lo primero que hacemos es ponernos guapos. Nos alimentamos adecuadamente, nos aseamos y nos vestimos de forma apropiada. Tenemos el objetivo de gustar a esa persona y también queremos diferenciarnos de las otras personas que tienen el mismo objetivo que nosotros. ¿Por qué no hacemos lo mismo si deseamos encontrar pareja para nuestro piso, local u oficina? ¿Por qué no diferenciarnos de los demás, poniéndo nuestro imueble más elegante, más bonito, más ordenado, con el objetivo de conseguir más interés hacia él? ¿Por qué no tratamos de provocar emociones y deseo en el comprador?

Tu inmueble es un producto a la venta

Tienes que ser consciente de que tu piso es un producto a la venta, por lo que hay que tratar de presentarlo de manera que guste al mayor número de personas, tanto en las visitas como en el reportaje fotográfico que utilizaremos en internet. No olvides que vivimos en la era de la imagen y si no la cuidamos perderemos oportunidades.

El primer impacto o visión es esencial. Un piso oscuro, desordenado, muy cargado, produce rechazo y, en el mejor de los casos, una petición de rebaja exagerada e innecesaria.

Home Staging

El interiorismo está orientado a decorar una vivienda pensando en el propietario y sus gustos. El Home Staging, en cambio, es más neutro e universal, se orienta a poner en valor la decoración y a destacar los puntos fuertes de la vivienda, para que cualquier interesado en ella aprecie sus posibilidades.

No queremos decir cómo tienes que vivir dentro de tu casa, pero teniendo en cuenta que nos vamos a ocupar de gestionar la venta del mismo, nos sentimos en la obligación de explicarte con claridad las importantes ventajas de lo que se llama el Home Staging. Nos referimos con ello a una serie de sencillas pautas que pueden cambiar radicalmente el aspecto de tu piso y, en consecuencia, la opinión o la percepción de cualquier persona que acuda a visitarlo.

Muchas de esas recomendaciones no tienen un coste económico, más allá del tiempo que te pueda llevar aplicarlas, por lo que te animamos y recomendamos, con todo nuestra mejor voluntad, a que las sigas.

Reglas básicas

1. Limpio

El inmueble tiene que estar limpio, incluso aunque esté deshabitado, especialmente la cocina y los baños. Lo contrario causará una primera impresión muy negativa y echará para atrás a muchos compradores potenciales. También puedes potenciar los buenos olores, utilizando una fragancia aromatizante.

2. Despejado y ordenado

Fuera muebles sobrantes o excesivos que comen espacios y los reducen, —o que incluso impiden la movilidad—, además de oscurecerlos. Fuera adornos sobrantes.

En la cocina: dejar la encimera de la cocina totalmente despejada mejora de forma drástica la apariencia de la misma, incluso aunque no sea la cocina más moderna.

En el baño: tratar de liberar encimeras de lavabos, esconder alfombrillas y doblar ordenadamente toallas como si fuera un hotel. En la ducha o bañera tratar de ordenar botes de jabón y esponjas.

Encimeras de mesas y muebles en general: despejados, podemos mantener pocos adornos, bien elegidos, que harán que destaque mucho más el ambiente general.

3. Replantear la ubicación de algunos elementos

Una vez despejada la zona, puede ser interesante realizar cambios en la ubicación de los muebles. Muchas veces, un simple detalle, como centrar o colocar correctamente las sillas debajo de una mesa, mejoran la apariencia como no nos lo hubiéramos imaginado.

4. Despersonalizado

La sobriedad, la neutralidad y la amplitud son claves que permiten atraer y recibir visitas más exitosas a una vivienda. Así, el visitante podrá hacerse mejor a la idea de cómo puede adaptarse a su forma de ser. Por ello hay que tratar de eliminar o reducir en lo posible las fotografías familiares, los posters, banderas, decoración religiosa, objetos personales, y en definitiva, aquellos elementos que identifiquen en exceso la casa con sus propietarios actuales.

5. Otros detalles

Persianas levantadas, ropas y calzados recogidos, viviendas ventiladas e incluso ventanas abiertas, si la climatología lo permite. Camas hechas y cojines y almohadones ordenados. Evitar periódicos y revistas apiladas y platos y vasos sucios en la cocina.

¿Quieres dar un paso más?

Además, si estás dispuesto a dar un paso más, puedes provocar un cambio más impactante con las siguientes recomendaciones.

6. Reparaciones

Enchufes descolgados, grietas en las paredes, baldosas rotas, grifos que gotean… La atención de los compradores se fija en los puntos malos, por lo que realizar algunas reparaciones sencillas evita que esto ocurra.

7. Pintar

En muchos casos, una mano de pintura sirve para dar a un piso el tono fresco y luminoso que será decisivo. Sobre todo si hay manchas en la pared o hace mucho tiempo que no se ha pintado. Como recomendación extra, debemos tratar de pintarlo en tonos neutros y claros, como el blanco.

8. Amueblar

Un espacio vacío siempre parece más estrecho y menos acogedor que uno amueblado. Hoy en día, hay mobiliarios de bajo coste que pueden cambiar el aspecto totalmente. Además, no hacen falta muchos muebles, pues hoy priman los espacios libres.

9. Iluminar

Es esencial dotar al piso de fuentes de luz más numerosas y potentes. Hay muchos trucos que, con un mínimo coste, pueden optimizar esta cuestión.

10. Decorar y modernizar

Si además lo hacemos con un toque y estilo que gusten, mejor aún.

11. Una planta y un adorno sencillo

Las plantas y los adornos decorativos siempre son elementos decorativos que nos darán mucho color. Plantas, un frutero en la cocina, un cuenco de cristal con jabones de colores en el baño, etc.

Hay profesionales de Home Staging que se encargan de todo y que, con muy poco coste, pueden realizar este lavado de cara para cambiar la apariencia de una vivienda.

Como puedes imaginar, aplicar todas o algunas de estas reglas merece la pena, obtendrás un precio más alto por tu casa y se venderá más rápido. No se trata de un coste, es una inversión. E insistimos, si no dispones de presupuesto para ello, te animamos por lo menos a que apliques las recomendaciones básicas que no tienen coste alguno. Tenemos que provocar sensaciones en los compradores. Nunca tendrás una segunda oportunidad para causar una primera impresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *